Obstrucción de las vías lagrimales

La obstrucción lagrimal es un problema bastante común en los adultos, sobretodo en la mujeres que son afectadas cerca de diez veces más que el hombre, por cauda de una particular conformación anatómica del mismo conducto lagrimal. La localización más frecuente resulta en efecto en la parte terminal del ducto nariz-lagrimal.
En algunos casos, anteriores intervenciones quirúrgicas de la nariz o antiguas fracturas, pueden ser reconocidas como causa, pero en la mayor parte de los casos la causa determinante de la obstrucción no es reconocida.

Síntomas
El híper lagrimeo (epifora) con lágrimas que descienden por las mejillas es muchas veces el primer síntoma y produce la necesidad al paciente de secarse el ojo repetidamente, hasta más de cinco veces al día.
Después de algunos años en que se produce la obstrucción, se pueden verificar fenómenos de acumulación de moco-pus en el saco lagrimal que se observa inflamado y palpable en la zona del párpado inferior muy cercana a la nariz. En otros casos se presentan verdaderas infecciones agudas (dacrioflemoni) con inflamación al improviso, dolor y salida de moco-pus.

Diagnostico
En la mayor parte de los casos una breve consulta con el oculista, demuestra con claridad el problema. De hecho, es suficiente un pequeño lavado de las vías lagrimales para mostrar la obstrucción completa; el lavado es realizado en ambulatorio y no causa ningún dolor y su rol es solo diagnóstico y no terapéutico. En casos especiales podría ser útil a profundizar aún más (dacriosistografia e/o TAC).

Apri la chat
1
Contact us!
Escanea el código
Possiamo esserti utili?