Obstrucciones congénitas

Muy a menudo los niños nacen con las vías lagrimales obstruidas, causado por un residuo de mucosa al final del conducto nariz-lagrimal y lagriman de manera excesiva de uno o de ambos ojos, en la mayor parte de los casos se resuelve espontáneamente en el primer año de edad.

En esta fase es oportuno efectuar masajes en la zona del saco lagrimal, cerca de la nariz para facilitar la apertura espontánea.

Si después del ano de edad persiste un lagrimeo excesivo (epifora) o aunque antes del año de edad, además del lagrimeo en exceso se presenta una secreción de moco-pus, entonces será necesario intervenir quirúrgicamente para desbloquear la situación.

La intervención se realiza con anestesia general y es de breve duración. Comprende una apertura del ducto nariz-lagrimal con un sondaje de las vías lagrimales.

Se introduce una sonda en las vías lagrimales hasta la nariz, para favorecer mecánicamente la apertura del ducto. En algunos casos además del sondaje, se realiza una entubación por seis meses.

Ojo izquierdo húmedo, costras y moco-pus:

 

Ojo izquierdo húmedo, costras y moco-pus:

Apri la chat
1
Contact us!
Escanea el código
Possiamo esserti utili?