Dacriocistorinostomia

La obstrucción de las vías lagrimales (dacriocistorinostomia) es un problema bastante común en el adulto, sobre todo en las mujeres que resultan afectadas cerca de diez veces más que el hombre, por una particular conformación anatómica del mismo conducto lagrimal. La localización más frecuente resulta por ende en la parte terminal del ducto naso-lagrimal.
En la mayor parte de los casos una breve visita oftalmológica, demuestra con claridad el problema. De hecho, es suficiente un pequeño lavado de las vías lagrimales para descubrir o demostrar la obstrucción completa; el lavado es realizado en ambulatorio y no produce ningún dolor y su rol es solo diagnostico mas no terapéutico.



En el siguiente video tenemos a un paciente con una dacriocistitis crónica con dacriocistocele (saco lagrimal inflamado). El saco lagrimal está lleno de pus, lo que provoca constantemente infecciones agudas (dacrioflemmone) que requieren ser tratadas mensualmente con antibióticos. Cuando se procede a exprimir el saco lagrimal, se produce una salida abundante de pus. Esta es una situación bastante común para quienes presentan una obstrucción naso-lagrimal y requiere un tratamiento quirúrgico con dacriocistorinostomía.

Aquí vemos un lavado de las vías lagrimales:


 


En el video siguiente podemos ver la intervención quirúrgica comentada (se aconseja de ver a personas que no sean impresionables)

En casos seleccionados podrían ser necesarias investigaciones particulares (dacriocistografia o TAC). La solución permanente a la obstrucción de las vías lagrimales en el adulto, requiere casi siempre una intervención quirúrgica; la que regularmente es necesaria se llama dacriocistorinotomía (DCR) que es ejecutada con técnicas modernas de parte de un cirujano oculoplastico experto, lo que significa que tiene un 95% de éxito a largo tiempo.
La intervención se efectúa realizando una incisión de 10 mm al lado de la nariz, que tiende a desaparecer en la mayor parte de los pacientes. A través de una pequeña incisión, el saco lagrimal es reabierto y es insertado un tubito de silicón que se mantendrá por tres meses, sin producir fastidio alguno al paciente.
La intervención es realizada con anestesia local (sedación profunda) o general, en un lapso de tiempo aproximado de 30 minutos y el paciente es dado de alta en el transcurso del día.

Apri la chat
1
Contact us!
Escanea el código
Possiamo esserti utili?